BOLIVIA: Se subleva la Policía en gran parte del país; Evo acorralado

La sublevación de la Policía en gran parte de Bolivia desató este viernes la peor crisis en los más de trece años de Evo Morales en el poder, dejando al mandatario cada vez más acorralado frente a los intentos para que renuncie.

La Policía Boliviana pasó de estar cuestionada por no actuar ante la convulsión por la que atraviesa el país tras las elecciones del 20 de octubre, a ponerse al lado del pueblo como le rogaba buena parte de la sociedad boliviana.

 

Los amotinamientos se han producido en varios regimientos de Cochabamba, Beni y Santa Cruz por diversas reivindicaciones de índole laboral.

Las protestas de los uniformados agravan la crisis política en el país desatada tras las elecciones del pasado octubre que dieron la victoria a Evo Morales pese a las denuncias de fraude de la oposición.

Amotinamientos comenzaron en Cochabamba

El Gobierno reaccionó inmediatamente destituyendo a Grandi y nombró a otro comandante. Pero su cese no ha supuesto por el momento el fin del amotinamiento. Uno de los líderes de la protesta apareció ante la prensa con el rostro cubierto para no ser reconocido y sostuvo que “el movimiento no es político, sino por la dignidad de la policía”.

El enfrentamiento entre policías y manifestantes que protestan contra el resultado de las elecciones, dura ya dos semanas. Los agentes sufren la presión de la multitud que sale a la calle para exigir la renuncia del presidente, Evo Morales, y nuevas elecciones. Ante los choques, los agentes comenzaron a solicitar compensaciones salariales y mejoras laborales. El Gobierno entregó un “bono de lealtad” de 3.000 bolivianos (430 dólares) y alimentos, pero al parecer esta mejora no ha sido suficiente para acallar las reivindicaciones de todos los miembros de las fuerzas de seguridad.

Relacionadas

ÚNETE A LA DISCUSIÓN