La organización humanitaria Oxfam se va de Cuba, Haití y otros 16 países

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La organización humanitaria Oxfam International informó que cesará progresivamente sus operaciones en 18 países, entre ellos Cuba y Haití, debido a la crisis financiera que ha sufrido a raíz de la pandemia del coronavirus.

Con ello, reducirá su presencia de 66 a 48 países y eliminará 1,450 de sus alrededor de 5,000 plazas de trabajo, según detalló en su página web.

La agrupación cesará operaciones en países como Afganistán, Egipto, Sudán y Tanzania y ello es fruto de la pandemia aunque su director ejecutivo interino, Chema Vera, dijo que la reorganización de sus operaciones globales estaba prevista con anterioridad y su revisión estratégica decenal arrancó a finales de 2018.

«No nos ha quedado más remedio que tomar algunas decisiones muy difíciles para decidir dónde dejaremos de contar con presencia física. Completar esta reorganización llevará tiempo. Nos sentimos extremadamente responsables de los países donde se cerrarán oficinas y haremos todo lo posible para garantizar que las personas con las que trabajamos sean capaces de mirar al futuro con confianza. Esto incluye seguir trabajando con las organizaciones socias y aliadas en los países que ya no contarán con oficinas de Oxfam, con el fin de apoyar los movimientos sociales e influir en los Gobiernos y el sector privado para lograr un cambio positivo», dijo Vera.

Admitió que, como muchas ONG, instituciones y empresas, las finanzas de Oxfam se han visto seriamente afectadas por la crisis del coronavirus y «en este momento, la constante incertidumbre, inclusive acerca de la propagación del virus y la velocidad a la que los países irán saliendo del confinamiento, hace difícil cuantificar las pérdidas con precisión».

El mes pasado, Oxfam advirtió que debido al coronavirus se debían adoptar medidas urgentes para rescatar a los países en desarrollo, entre ellas el no cobro de la deuda externa de las naciones más pobres. Como nunca, instancias no gubernamentales y el FMI, por ejemplo, coinciden en la necesidad de no cobrar la deuda externa que arrastran los países más vulnerables.

Relacionadas

ÚNETE A LA DISCUSIÓN