Bancos europeos investigan plantas de carbón que Odebrecht construye en Punta Catalina

ÁMSTERDAM, Holanda.-Altos ejecutivos del Deutsche Bank de Alemania y el ING de Holanda confirmaron al Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (CNLCC)  y a otras tres organizaciones ambientalistas internacionales que el pool de bancos europeos que financia la construcción de las plantas de carbón de Punta Catalina  investiga de manera independiente este proyecto de infraestructura que construye la brasileña Odebrecht, para determinar el nivel de corrupción, partiendo de la confesión del pago de sobornos que hizo la propia empresa constructora.

El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (CNLCC) informó que en reuniones sostenidas con una delegación de las organizaciones encabezadas por Enrique de León, el jueves 17 de mayo, en Frankfurt, Alemania, y el viernes 19, en Ámsterdam, Holanda, Viktorya Borysova y Stephan Meller,  confirmaron la que la investigación se lleva a cabo.

En la reunión participaron con Rih-Jan Van Zalinger y Mercedes Soloca, director del departamento de sostenibilidad y del departamento de riesgos del ING, respectivamente, quienes explicaron que los bancos han contratado una firma internacional de abogados que está investigando los detalles de los “actos de corrupción” en el proyecto de Punta Catalina admitidos por Odebrecht en su confesión del 21 de diciembre pasado, en la Corte de justicia de Nueva York, EUA.

Las organizaciones dijeron que en el año 2015, les advirtieron, mediante carta, a los bancos europeos de graves irregularidades y actos de corrupción en la licitación y en la adjudicación del contrato de Punta Catalina a Odebrecht, y les informaron de la sobrevaluación de esta obra en alrededor de mil millones de dólares

Recordó que en esa ocasión el consejo de Odebrecht admitió ante autoridades judiciales de los EUA, Suiza y Brasil que pagó 92 millones de dólares en sobornos a funcionarios públicos de la República Dominicana para la obtención de los contratos de obras que les fueron adjudicados entre los años 2001 y 2014, con ganancias ilegales de más de 163 millones de dólares, dentro de un mega escándalo de corrupción que comprendió 11 países en América Latina y África.

Tanto los ejecutivos del Deutsche Bank como de ING, aseguraron a la comisión de organizaciones que el pool de bancos europeos que financia a Punta Catalina, no hará nuevos desembolsos hasta tanto no concluya la investigación.

Manifestaron que si la investigación comprueba que se cometieron actos de corrupción en Punta Catalina, los bancos no podrían continuar con el financiamiento acordado, a causa de la política anticorrupción que estas entidades bancarias han suscrito.

La delegación que se reunió con estos bancos en Frankfurt y en Ámsterdam, estuvo integrada por Enrique de León, Greig Ailken y Johan Frijns en representación del Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (CNLCC), BankTrack, Urgewald y Amigos de la Tierra.

El jueves 18 las organizaciones celebraron encuentros con la prensa alemana y en ese mismo día, Enrique de León, se dirigió a la asamblea anual de accionistas del Deutasche Bank para solicitar que la entidad bancaria cancele el financiamiento de la construcción de las plantas de carbón de Punta Catalina.

Cuando el gobierno de República Dominicana puso en marcha la construcción de las plantas de carbón en Punta Catalina, provincia Peravia, un pool constituido por cinco bancos europeos se comprometió a conceder un préstamo de 632.5 millones de dólares. De este financiamiento los bancos han desembolsado alrededor de 300 millones de dólares, quedando pendientes otros 300 millones de dólares.

Las organizaciones se encontrarán durante la próxima semana con los ejecutivos de Société Genérale en París, Francia, y con la empresa SACE que aseguró el préstamo del pool de bancos europeos, en Roma, Italia.

Consideraron que la decisión adoptada en este año por los bancos europeos y otros grandes bancos de otros continentes, de no continuar financiando proyectos de carbón, tanto minas como la construcción y operaciones de plantas eléctricas con este combustible, es un éxito de la campaña en contra del carbón que han estado realizando a nivel mundial en los últimos dos años.

Señalaron que a pesar de que hasta ahora los bancos europeos se han negado a aplicar esta nueva política anti carbón a Punta Catalina por haber sido concertado el préstamo con anterioridad, aceptan que la política de cero tolerancia a la corrupción los obligaría a cancelar este financiamiento.

Las organizaciones dijeron que en el año 2015, les advirtieron, mediante carta, a los bancos europeos de graves irregularidades y actos de corrupción en la licitación y en la adjudicación del contrato de Punta Catalina a Odebrecht, y les informaron de la sobrevaluación de esta obra en alrededor de mil millones de dólares.

Relacionadas