Carlos Sainz correrá con Ferrari a partir de 2021

El español relevará a Sebastian Vettel, cuatro veces campeón del mundo, con la misión de complementar a la gran apuesta de la escudería, Charles Leclerc

Carlos Sainz se enfundará el mono de Ferrari en 2021 como sustituto de Sebastian Vettel después de que este martes se anunciara que el alemán no renovará el contrato que expira a finales de diciembre. Este jueves por la mañana se hizo pública la incorporación del que será su relevo: a los 25 años y con cinco de experiencia a sus espaldas, Sainz se convertirá en el compañero de Charles Leclerc, un chaval tres años menor que él esculpido por la marca de Maranello con la intención de hacer de él la piedra angular de su proyecto a medio y largo plazo. El madrileño será de esta forma el tercer piloto español en la historia de Ferrari, después de Alfonso de Portago (1956-57) y de Fernando Alonso (2010-14). El acuerdo vence inicialmente en 2022 y, aunque las cifras no han trascendido, se estima que el salario rondará los seis millones de euros.

La flojera exhibida por Vettel durante las dos últimas temporadas y sus múltiples encontronazos en la pista con Leclerc invitaron a la cúpula de Il Cavallino Rampante a alinearse de forma inequívoca con el joven monegasco. A él se le ató hasta 2024 y al alemán, cuatro veces campeón del mundo, se le ofreció una renovación por un solo ejercicio y con una considerable reducción de sueldo. Una invitación a que se largara y una oportunidad inmejorable para un Sainz que hizo del curso pasado una reivindicación permanente: además de lograr subirse por primera vez al cajón (Brasil), terminó el sexto en la tabla, solo superado por los todopoderosos Mercedes, los Ferrari y un Red Bull. Y todo eso al volante de un McLaren que venía de ninguna parte. Su tremenda regularidad actuó como un reclamo inmejorable para catapultarlo, hasta el punto de permitirle lucir el símbolo automovilístico más universal que existe.

Ferrari busca el complemento ideal para Leclerc; alguien que ruede cerca de él pero que no sea una amenaza para su principal apuesta en las aspiraciones para el título. Un rol parecido al que Valtteri Bottas desempeña en Mercedes, que vive entregado a Lewis Hamilton. Sin desatender a eso, Sainz se marcará el objetivo de demostrar a quienes manejan el cotarro que es tan bueno como su vecino por más que no tenga tanto bombo, una estrategia que no le es nueva, puesto que es la que ha seguido desde que aterrizó en la F1 en 2015. Lo hizo de la mano de Toro Rosso y después de superar el despiadado proceso de selección promovido por Helmut Marko, que hace y deshace en Red Bull.

A pesar de llegar como campeón de las World Series (2014), el hijo del bicampeón del mundo de rallies (1990 y 1992) vivió su debut a la sombra de Max Verstappen, a quien Red Bull promocionó como pocos, circunstancia que permitió a Sainz convertirse en el puntal de la formación de Faenza. En 2017 disputó los últimos cuatro premios de 2017 y todos los de 2018 al volante de un Renault, antes de fichar por McLaren, donde su rendimiento hizo que su caché se disparara hasta el extremo de ponerle a tiro el asiento del constructor italiano, que tras más de una década sin ganar el título ha decidido dar un volantazo a su política de contrataciones.

A finales de 2018, Ferrari anunció la incorporación de Leclerc con vistas a 2019 en el lugar de Kimi Raikkonen, su último campeón (2007). Dos años más tarde prescindirá de Vettel, el segundo integrante con mejor palmarés de la parrilla solo por detrás de Hamilton. Esta operación legitima la máxima que rige la F1 de hoy: ni el mejor de todos los pilotos está por encima del mejor coche.

“Estoy muy feliz de poder correr con Ferrari en 2021, y emocionado por el futuro que me espera allí. De cualquier forma, aún tengo por delante una temporada importante con McLaren”, destaca Sainz en el comunicado oficial. “Carlos ha demostrado tener mucho talento y ha exhibido unas habilidades técnicas que le permitirán encajar perfectamente en nuestra familia. Creemos que la pareja que formará con Charles, la más joven en los últimos 50 años de la Scuderia, es la más adecuada para conseguir nuestros objetivos”, le piropea Mattia Binotto, el director de Ferrari.

Ricciardo, rumbo a McLaren

La llegada de Sainz a Ferrari supone la primera pieza del dominó que hará caer las otras hasta que la parrilla de 2021 quede confeccionada. El siguiente movimiento es el de Daniel Ricciardo, que ocupará la vacante que el español deja en McLaren. El australiano abandonó Red Bull en 2018 harto de verse obligado a jugar el papel de escudero de Verstappen y fichó por Renault. No obstante, la experiencia en la compañía del rombo no ha dado ni mucho menos los frutos esperados. Falta saber quién se hará con el monoplaza que liberará el chico de Perth, y al que no le faltan candidatos. En ese sentido hay que tener en cuenta que Vettel se habrá quedado sin coche para entonces, y tampoco sería descabellado pensar en un estruendoso regreso de Alonso con la marca que le hizo bicampeón del mundo (2005 y 2006).  elpais.com

Relacionadas

ÚNETE A LA DISCUSIÓN