China advierte a gobiernos y “telecos” de que no discriminen a Huawei en 5G

MADRID.- China ha expresado este jueves su deseo de que tanto gobiernos como compañías de telecomunicaciones ofrezcan a Huawei un trato “equitativo y no discriminatorio”, con el fin de que “continúe participando” en el desarrollo de la tecnología 5G en sus respectivos países.

Lo ha dicho el encargado de negocios de la Embajada China en España, Yao Fei, en rueda de prensa en Madrid tras ser preguntado por la intención de Telefónica de reducir “progresivamente”, hasta eliminar en el horizonte de 2024, la presencia de Huawei en el núcleo (core) de su red 5G, con el fin de contar con varios proveedores para esta infraestructura, y no depender de solo uno.

Yao Fei ha afirmado que Telefónica y Huawei han mantenido una “excelente” relación de “cooperación, de desarrollo compartido en los últimos años”, y que “no ha oído todavía ninguna declaración de los altos responsables de Telefónica de dejar de usar la tecnología 5G” de la compañía china.

“Deseamos que cada uno de los países, tanto sus gobiernos como las compañías de telecomunicaciones, a partir de una profunda consideración de sus propios intereses, ofrezcan a Huawei un trato equitativo y no discriminatorio para que continúe participando en el desarrollo de la tecnología 5G”, ha afirmado.

Yao Fei, que ha apuntado que “se han oído muchas informaciones sobre Huawei y su participación en el mercado español”, ha reiterado que la compañía tiene “mucho sentido de responsabilidad” y que gracias a sus constantes esfuerzos en investigación “está en la vanguardia de la tecnología de 5G en todo el mundo”.

Sin embargo, “últimamente” “algunos” políticos norteamericanos le han acusado sin “ningún fundamento” de amenazar la seguridad nacional de EE.UU, lo que constituye “un ejemplo muy negativo de intervención estatal en las actividades del mercado” y que es objeto de “un rechazo contundente” por parte de China.

El responsable de Negocio de la Embajada china en España ha presentado hoy en Madrid la “fase uno” del nuevo acuerdo comercial entre su país y EE.UU, el cual, según cree, no afecta a la compañía Huawei.

Esta compañía sigue en la “lista negra” de entidades y compañías extranjeras que son vetadas por EE.UU y el deseo de China, según ha dicho, “es que salga de esta lista lo antes posible”, teniendo en cuenta que es una empresa “responsable que no ha hecho nada en contra de los intereses norteamericanos”.

No tiene constancia de que EE.UU vaya a ampliar el veto a Huawei, como apuntan algunas informaciones, si bien ha insistido en que la posición de China es “bien clara y firme”, en el sentido de que “EE.UU no debe utilizar su poder estatal para golpear y reprimir a una compañía china que siempre ha participado siguiendo los reglamentos del mercado”.

Ha insistido en que cualquier gobierno extranjero no debe interferir en las operaciones que tiene Huawei en todo el mundo.

Se ha referido al acuerdo alcanzado entre EE.UU y China en virtud del cual el país norteamericano reducirá aranceles impuestos contra mercancías Chinas, por un valor de 160.000 millones de dólares.

No tiene información sobre productos específicos, si bien ha afirmado que se aplicará el “principio de reciprocidad”, en el sentido de que China tomará medidas similares con los productos norteamericanos.

No se ha atrevido a pronosticar el impacto de este acuerdo bilateral en otros socios comerciales de China, si bien ha señalado que se trata de un mercado de 1.400 millones de habitantes, en el que el crecimiento de la demanda es constante y que ofrece un gran potencial de consumo e importación en el futuro.

En este contexto, ha dicho que China no solo abrirá su mercado a productos norteamericanos, sino también a europeos y a otros continentes y, por lo tanto, ofrecerá a España más oportunidades de negocio.

Está convencido de que en el futuro la relación comercial se reforzará mucho más.

Se ha referido a dos ferias internacionales comerciales que se han celebrado en Shanghai, la última en 2019, y en las que España ha tenido una participación creciente, al referirse a los acuerdos firmados por empresas españolas y chinas que en la última edición de la feria ascendieron a 520 millones de euros, un 47 % más que en el primera.

Relacionadas

ÚNETE A LA DISCUSIÓN