Edúcate

Cómo comprar tu primera vivienda

Omar me llamó para consultarme sobre en qué invertir unos ahorros de él y su pareja. Me alegré por él, pero antes de responderle tocaba aclarar algunos datos con mi joven amigo.

-¿Te animas? -le pregunté.

-Dispara, Argentarium, estoy listo para responder.

Todo ahorro debe tener una meta, un objetivo.

-¿Para qué es el clavito?

Sonriente, Omar me contó que después de su matrimonio, la próxima meta en su hogar era su propia vivienda.

-¡Excelente! Les felicito. Es una buena meta. Pero, querido, tienes que ser más concreto. ¿En qué tipo de vivienda están pensando? ¿Por dónde? ¿Cuál es la inversión estimada que tendrán que hacer?

Sin pensarlo, recibí la respuesta:

-Tenemos una vista, en un nuevo residencial con apartamentos de alrededor de RD$2 millones. Algo así es que queremos.

Me alegró lo clara que estaba la parejita.

-Ahora tenemos que saber con qué cuentan, Omar. ¿Dónde están ahora mismo? Por ejemplo, ¿cuánto tienen ahorrado?. Revisó su celular y me dijo que unos RD$150,000.

-¡Un buen inicio, Omar! ¿Eso es además de tu fondo de emergencia?”

-¿Cómo así, Alejandro? ¿Cuál emergencia? -se alarmó Omar.

-Todas las que pueden surgir. No tiene sentido que se metan en una tremenda casa, si no contarán con un clavito para enfrentar las emergencias y sorpresas que surgen y que surgirán. ¿Por dónde andan tus gastos fijos en el hogar?

-RD$50,000.

-Bien. Entonces ábrete una cuenta de ahorro o un fondo de inversión de alta liquidez, donde pondrán RD$100,000 o el equivalente de dos meses de sus gastos fijos para ese clavito.

-Bien. ¿Y con los RD$50,000?”, no dudó en preguntarme.

-Luego te explicaré. Tienes que establecer metas concretas para tu plan o programa de ahorro para llegar al inicial de tu apartamento. Ya sabemos que necesitarás alrededor de RD$400 mil, o el 20% del valor de la propiedad. Por lo menos. Dime algo, querido, juntos, ¿cuánto pueden ahorrar ustedes dos en el hogar?

Luego de tirar unos números, recibí mi respuesta:

-Mi esposa y yo podemos sacar RD$20 mil al mes. Será un esfuerzo, pero podemos hacerlo.

-¡Espectacular, Omar! Me gusta ese número. Construyendo sobre los RD$50 mil que ya tienes, nos están faltando RD$350 mil. Al ritmo de RD$20 mil, entonces para finales del año que viene podrán mudarse. Pensemos en el momento en que vayas a solicitar tu préstamo. Quiero asegurarme de que el banco pueda evaluar tu capacidad de pago. Para eso, tenemos que tener bien documentados tus ingresos y los de tu pareja. Así es que ya saben: asegúrense de depositar todos sus ingresos en sus cuentas bancarias, pues les servirán de aval al banco.

-¿Incluyendo lo del picoteo, Alejandro?

-Definitivamente, incluye ahí lo de tus ingresos adicionales. Luego los utilizarás para abonarle a tu préstamo hipotecario, y salir de él más rápidamente.

Maximicemos los ahorros. 

-Con tus RD$50 mil, invierte en un título de bajo riesgo (con una buena clasificación de riesgo), cuyo vencimiento sea en 18 meses, para que coincida con el momento que adquieras tu propiedad, a finales de 2017.

Omar asintió.

-¿Hago igual con los RD$20 mil del ahorro programado?

-Esos puedes colocarlos en una cuenta de ahorro para los fines del préstamo hipotecario. Cada cierto tiempo, dejando siempre el balance mínimo requerido, puedes invertir RD$50,000 en el mercado, pero siempre asegurándote de que venza para cuando compres la propiedad. Omar: Es importante que sean constantes en su ahorro programado. Cuando vayas a sacar el préstamo hipotecario de RD$1,600,000, pagarás una cuota mensual de alrededor de RD$21,000. Con tu ahorro programado, pagarás esa cuota, y podrás utilizar para otro propósito lo que ahora utilizas para alquiler. ¿Ya has revisado tu historial de crédito, Omar?

Un poco avergonzado, me dijo que sí. Que tuvo en el pasado un pequeño problema con una tarjeta, pero que la había saldado hace tres años.

-No te preocupes, amigo. Todos tropezamos. De aquí a cuando vayamos a buscar tu préstamo hipotecario, ya eso se habrá excluido de tu buró. Lo que me tienes que prometer es lo siguiente: Durante los próximos 18 meses, tu pareja y tú me tienen que asegurar tres cosas: Primero, nunca se atrasarán en sus tarjetas de crédito o préstamos existentes. Segundo, no consuman más del 50% de los límites de sus tarjetas. Tercero, no hagan solicitudes de crédito de ningún tipo. Cualquier necesidad, manéjense con el fondo de emergencia. ¡Para eso está!

Desarrolla tus relaciones bancarias.

-Quiero que tengas por lo menos una cuenta y una tarjeta, en dos entidades financieras. Ni más, ni menos. Para que te conozcan como cliente, y tengan constancia de que te sabes administrar bien. Ojalá que sea en el banco o la asociación de ahorros y préstamos donde piensas tomar el préstamo hipotecario.

Un poco confundido, Omar me dice:

-¿En cuáles dos entidades?

-Eso dependerá, Omar. Probablemente donde tengan sus cuentas de nómina, pero también en otra que entiendan ofrece buenas condiciones hipotecarias, y que se enfoca en ese tipo de producto. Pregunta entre tus amigos y relacionados.

-También quiero -continué- que sigan revisando cómo va el mercado inmobiliario. Me alegra que tengan un buen proyecto visto, pero quizás pueden encontrar uno en mejores condiciones o más conveniente para ustedes. A RD$2 millones, calificarán para el bono gubernamental que cubre el 10% del valor. ¡Busquen uno de esos proyectos!

-Me gustó esa. Ya lo apunté. Revisar proyectos que califican para ese bono.

-Dos consejos finales: Entre los impuestos, gastos legales y el proceso de mudanza, mínimo gastarán 5% del valor de la propiedad, es decir RD$100,000. Sus doble sueldos de este año, ya saben que lo van a destinar para esa mudanza. ¿Vale?

Omar se entusiasmó:

-¡Sí, señor!

-¿El último consejo? Lee la Guía de la Primera Vivienda (gpv.argentarium.com) que escribí junto a 20 expertos. Estoy seguro que en ella encontrarás respuestas a cualquier otra pregunta que tengas.

Más Populares

Arriba