Edúcate

Entrena tu mente y luego el cuerpo

Toda persona puede mejorar su estado físico de una forma impresionante, dentro de sus condiciones genéticas. Lo más importante es saber lo que quieres lograr. La parte fundamental en esto es el conocimiento y saber cómo aplicarlo.

Transformar estilos de vida es hacer cambios paulatinos de los factores que van en detrimento de la integridad física del ser humano.

Hoy les comparto consejos y recomendaciones que les permitirán alcanzar esa meta que se han propuesto.

Cuando usted hace ejercicio, somete a su cuerpo a un estrés al que no está acostumbrado.

Sin embargo, lo que va a permitir que el cuerpo pueda lidiar con esta nueva carga de entrenamiento son otros factores entre los cuales, aunque no lo crea, el más importante a modificar es la alimentación.

Cualquier persona que tenga sobrepeso, poco peso o poca masa muscular, si va a hacer ejercicio, lo primero que tiene que hacer es cambiar y modificar su estatus nutricional y para hacer esto no necesariamente la dirección principal sea comprar un tipo de suplementación o ir cinco veces a la semana al gimnasio.

Lo realmente imprescindible es mejorar la forma en que usted va a comer.

Muchas veces me preguntan: ¿qué tengo que hacer? Y siempre les digo lo mismo, no es lo que tienes que hacer o introducir, más bien es qué tienes que remover de tu alimentación o de tus hábitos cotidianos.

Hace 50 años las enfermedades cardiovasculares eran poco comunes y ni hablar del cáncer.

Eso sucede a medida que somos más sedentarios y comemos comida más procesada, como en esta nueva era de la tecnología, en la cual al final los conocimientos son menores, aún teniendo las posibilidades de conseguirlos con mayor facilidad.

La actividad física aporta múltiples beneficios, el primero es el más tangible, que es la parte estética.

Un cuerpo sin actividad comienza a engordar y a perder masa muscular. Cualquier actividad física, la que sea, es mejor que no hacer nada.

A medida que vamos mejorando nuestra capacidad de trabajo podemos agregar nuevas actividades que requieran más intensidad o mayor esfuerzo.

La actividad física de resistencia o pesas en especial aporta ventajas que otras actividades no ofertan, por ejemplo el incremento de la masa muscular, mantener el tono muscular y que la fuerza no se reduzca al pasar de los años.

Dentro de poco tiempo la medicina tradicional va a comenzar a aceptar que las dos cualidades físicas más importantes para revertir o frenar el envejecimiento son la fuerza y la masa muscular.

La actividad aeróbica más recomendada para el ser humano es caminar. Caminar no causa el deterioro de las articulaciones por efecto de la gravedad, aparte de eso no causa fatiga adrenal, que es la liberación de hormonas de estrés relacionadas a todo tipo de actividades estresantes.

Lo importante no es practicar cada día una disciplina diferente.

Eso no servirá de nada, solo va a desgastar su cuerpo y a seguir infeliz con sus objetivos. Lo realmente importante es cambiar la forma de pensar en cuanto al estilo de vida.

Por eso decimos: primero entrena tu mente, luego tu cuerpo.

¿Cómo puede una persona crear una rutina básica de ejercicios? Primero tiene que instruirse, porque debido al estilo de vida sedentario que cada vez más estamos viviendo, el cuerpo humano va perdiendo facultades. Entonces, esta capacidad física de trabajo se consigue en actividades que permitan reestablecer la funcionalidad que se va perdiendo por inactividad.

Las únicas actividades que no requieren ningún tipo de supervisión son caminar, montar bicicleta de forma recreativa y nadar.

En tanto, la actividad física se va a elegir de acuerdo a lo que usted quiere lograr. Todo lo que conlleva un reto para un cuerpo que no ha sido entrenado lleva un cierto grado de incremento en masa muscular. A medida que la actividad es más extenuante, requiere más contracción, se va fortaleciendo mucho más.

Hay muchas personas que realizan diferentes actividades físicas y no llegan a tener un cuerpo admirable porque esto es resultado de múltiples factores, no solo del entrenamiento. Debe existir un cambio poco a poco en el estilo de vida que conlleva mejor descanso en las noches y mejorar la calidad de los alimentos.

NADIE PUEDE DAR LO QUE NO TIENE

Como “coach”, me dedico a guiar a las personas entre sus expectativas y lo que sé que pueden lograr. Elijo por ellos, les oriento y en el terreno de la arena del entrenamiento tomo decisiones, las cuales los exponen a un delicado filo entre el desarrollo y la lesión.

Por ello, es tan importante elegir correctamente el lugar y el profesional que se encargará de guiarte en este camino que no es nada fácil, pero cuando ves los resultados, la satisfacción se convierte en tu motivación.

En la medida que avanzas y evolucionas, entiendes que nunca es tan complejo como te han hecho creer.

JUAN CARLOS SIMÓ, COACH

Especialista en rehabilitación funcional, nutrición para transformación estética y prevención de enfermedades; entrenador de la fuerza y transformaciones de estilos de vida.

Más Populares

Arriba