Motívate a Seguir

¡Todo Pasa!

Por: Yenifer Gil, M.A.

Comprender que la vida está llena de etapas y que cada una debe ser vivida con sus altas y bajas, es un gran paso para aceptar cada momento sea bueno o malo. Cuando tenemos conciencia de que todo pasa, de que todo en la vida es transitorio; tanto las alegrías como las tristezas, y que todo termina en algún momento, empezamos a vivir con mayor naturalidad disfrutando de los buenos tiempos sin engreírnos y manejando las dificultades reconociendo que no siempre será así.

Entender y aceptar cada momento nos hace crecer y madurar. Dejar ir, dejar fluir, aunque duela, aunque sea difícil, es la actitud más sana y coherente que podemos asumir, porque vivir y actuar contra la corriente nunca nos conducirá a nuestro bienestar, ni a una vida plena; al contrario, se vive amargado, lleno de espacios vacíos y lamentando cada minuto. Es importante que pienses ¿En qué momento estoy ahora? ¿A qué debo adaptarme? ¿Cuáles cambios debo hacer en mi vida, en mi rutina, en mis planes para poder encajarlos en mi nueva realidad?

Sin duda, que hay tiempo para todo; la misma biblia lo dice en Eclesiastés 3: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”… entonces, cuidado con esos sentimientos de culpa; esos que normalmente afloran cuando intentas detenerte porque sabes que es lo correcto o cuando decides avanzar porque es el momento de hacerlo. Somos muy dados a sentirnos mal, a sabotearnos a nosotros mismos, porque no entendemos y aceptamos que la vida cambia, que las circunstancias varían y que cada persona es la única responsable de ajustarse a esas nuevas realidades.

Te invito a que te levantes, a que mires a tu alrededor y hagas un diagnóstico de tu nuevo panorama y conforme tus posibilidades empieces hacer los cambios requeridos. Basta de amarguras, de pensar en aquello que creíste que debió ser y no fue. ¡Vive tu presente, vívelo a plenitud, agradeciendo siempre  por eso que te está tocando vivir!

Más Populares

Arriba